Skip to main content
resultados 2008

El sistema electoral en España, o por qué unos votos cuentan más que otros

Desde que las movilizaciones conocidas como 15-M sacudieron el país, mucha gente se pregunta qué es eso de cambiar el sistema electoral o por qué hay que hacerlo.

En este país, hay que remontarse a la época en la que Franco fallece y se intenta dar salida al proceso de democracia. Uno de los pasos ĺógicos a dar en esta situación es la de la redacción de una constitución, la cual fue aprobada en 1978.

Para la redacción de esta constitución se reunieron personas de varias ideologías, tanto socialistas como populares, así como nacionalistas vascos y catalanes.

Fue principalmente debido a estos dos últimos por lo que se implantó el sistema electoral que tenemos hoy en día, también conocido como Sistema D’Hondt, el cual reparte escaños de una forma más bien proporcional al número de votos obtenidos en un territorio determinado en vez de hacerlo de una forma totalmente equitativa que es lo que yo al menos considero lógico en un país en el que se supone que somos todos iguales. Con este sistema trataban de conseguir que las minorías nacionalistas y las diversas particularidades de algunas comunidades autónomas se vieran representadas en el parlamento, minimizando así el riesgo de que desaparecieran del panorama nacional.

Esto trajo como desventajas que otra serie de partidos minoritarios (izquierda unida, por ejemplo) viesen reducida su representación simplemente porque los votos no los sacaban de un territorio determinado sino que eran un poco de aquí, un poco de allá. Al repartir los escaños de manera proporcional a cada territorio y no de una forma más global el sistema les resultaba desfavorable.

¿Y qué cambiaría en cuanto a resultados electorales el quitar este sistema?

Pues ciertamente, no cambiaría mucho. Los dos grandes partidos seguirían siendo grandes, pero donde habría un cambio significativo sería en los partidos minoritarios, como se puede ver en este ejemplo de las elecciones del 2008:

Fuente: http://semosasi.blogspot.com/

Se puede ver que los partidos que cogen votos de aquí y de allá se verían más fielmente representados a costa de los partidos nacionalistas que basan sus votos en base a territorialidad.

Como conclusiones de esto yo sacaría que aunque se cambiase el sistema que usamos actualmente muchas de las quejas que tiene la gente no se verían solucionadas. El gran bipartidismo seguiría ahí y lo único que habría sería un baile de escaños entre los partidos minoritarios. Algo más habrá que cambiar aparte del sistema electoral si queremos deshacernos del bipartidismo, y este cambio ya va más relacionado con las personas que votan que con la forma de recuento de votos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.