Skip to main content
bipartidismo

Lo que me preocupa de la campaña electoral del 20 de noviembre [II]

bipartidismo
fuente: http://blogs.20minutos.es/eneko/2011/06/16/bipartidismo-2/

Si el otro día os hablaba de la fecha, hoy me gustaría hablar de otro tema que me preocupa. Se trata de la polarización de la sociedad traducida al ámbito político.

Cada vez que ha habido una crisis más o menos seria en algún país o en el mundo en general, la gente siempre a tendido a desviarse hacia los extremos para tratar de solucionarla. El ejemplo más claro de esto es la crisis del 29 que desembocó en el alzamiento de diversas fuerzas de extrema derecha (el nazismo) y del asentamiento con fuerza del comunismo. Luego vino la segunda guerra mundial y el mundo acabó dividido en dos grandes zonas.

No quiero decir que en esta crisis vayamos a acabar igual, simplemente quiero dar a entender que cuando la gente ve que su estado de bienestar está en peligro, tiende a aferrarse al núcleo duro de su ideología, traduciéndose esto en un voto a un partido u otro. Es de aquí de donde yo creo que surge el auge del bipartidismo que vivimos en España.

Viendo la televisión, casi da igual qué cadena, me da la sensación de que los dos grandes partidos tratan a toda costa de hacer ver a la sociedad que ellos son las dos únicas alternativas y que el resto de partidos minoritarios no existen o que votarles sería como tirar el voto a la basura. No sólo porque estos dos partidos ocupan casi todo el noticiario, sino porque entre ellos sólo se mencionan el uno al otro sin importar las ideas del resto de partidos.

El sistema d’hondt de lo que se queja tanta gente, trata de suavizar precisamente esto, que haya demasiado bipartidismo, dando poder a algunos partidos con fuerza en un determinado territorio, como pueden ser los nacionalistas de algunas comunidades autónomas. Sí es cierto que otros partidos minoritarios no se ven tan beneficiados ya que no tienen tanto poder en un territorio en concreto, pero menos es nada.

Tal vez la queja del bipartidismo de la que tanto se habla no sea por culpa de la forma de contar votos, sino de la gente que vota. No sirve de nada quejarse de que dos partidos se llevan una amplísima mayoría de votos si todo el mundo sigue votando a esos dos partidos. Con esto no quiero influenciar a nadie en su intención de voto (ni mucho menos, cada uno es libre de votar lo que quiera). Lo que quiero es que la gente haga un poco de autocrítica, y que no siempre la culpa es “del sistema”, “de la crisis”, “de Zapatero”, “de la derecha” y demás frases comodín. Sé que el pasado de este país ha hecho que tendamos a un bando o a otro radicalmente distinto, pero el pasado es el pasado y ya va siendo hora de analizarlo, aprender de él, y actuar en consecuencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.