Skip to main content
Las dos coreas

¿Sería costosa la reunificación de las dos coreas?

El hasta ahora dictador de Corea del Norte Kim Jong-il ha fallecido hace bien poco. Esto hace que vuelva a salir el tema que lleva rondando las cabezas de los coreanos desde que en 1945 se decidió partir en dos esa península, tratando de reflejar de esta forma el gobierno sobre una parte del territorio que habían conseguido los soviéticos por una parte y los americanos por otra.

Una reunificación que en principio puede parecer similar a la que podría darse con las dos coreas ya la hemos vivido. En plena Europa durante la guerra fría Alemania estuvo dividida en dos partes reflejando dos sistemas económicos contrapuestos, como pasa en la península de Corea.

Las dos coreas
Las dos coreas
las dos alemanias
Las dos alemanias

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Visto así, se podría decir que trasladando las medidas que en su día se tomaron en la unificación de Alemania se podría conseguir una reunificación también exitosa de la península de Corea. La cosa no es tan fácil, y voy a tratar de explicar los porqués:

Cuando el bloque soviético cayó y se pudo comenzar la reunificación de las dos Alemanias, se vio que la zona este estaba económicamente mucho menos desarrollada que la zona oeste. En aquellas fechas se calculó que la renta per cápita de Alemania del Este era un tercio la de su vecina. Esto hizo que la Alemania rica tuviese que gastar cerca de 1,8 billones de dólares en asimilar la otra parte del país. Las diferencias entre las dos coreas son mucho más exageradas. Hacia los años 70 se veía que las dos economías andaban bastante parejas en cuanto a su capacidad:

North Korea vs. South Korea
fuente: http://www.washingtonpost.com/blogs/ezra-klein/post/the-economic-legacy-of-kim-jong-il/2011/12/19/gIQA4osP4O_blog.html

 

Poco a poco se comenzó a ver que la economía de planificación centralizada y extremadamente autárquica que promulga la ideología Juche estaba metiendo al país en un proceso de estancamiento. Los de Corea del sur, por otra parte, veían cómo su economía crecía de forma constante a lo largo del tiempo. A las diferencias en el desarrollo económico que ya se venían dando hay que sumarle el descalabro socioeconómico que sufrió Corea del Norte a causa de la caída del bloque soviético a principios de la década de los 90. No sólo su economía se vino prácticamente abajo, sino que las hambrunas en ese país empezaron a ser algo habitual, problema que aún hoy día perdura. Corea del Norte pasó así a tener el “honor” de convertirse en el primer país industrializado que era incapaz de dar de comer a su propio pueblo.

¿En dónde nos deja esto económicamente hablando? Pues si la Alemania del este tenía una renta per cápita de un tercio comparada con la otra Alemania, en Corea del Norte su renta per cápita equivale a apenas un 5% de la de Corea del Sur. Harían falta cantidades inimaginables de dinero para posibilitar la asimilación de Corea del Norte. Algunos expertos calculan que Corea del Sur tendría que invertir entre 2 y 5 billones de dólares durante 30 años para que el norte alcance el 80% de los estándares del sur.

Dejando a un lado los temas económicos, se podría hablar también de las migraciones masivas que se vieron de una Alemania a otra en busca de trabajo y de una vida mejor. Cerca de dos millones de alemanes cambiaron su hogar para tratar de buscar un futuro mejor. Un proceso de migración masiva es malo para ambas partes. Una parte se encontraría con un exceso de mano de obra que no podría absorber y la otra parte se tendría que enfrentar a una paralización de su industria debido a la falta de mano de obra, dificultando una posible reactivación de la economía.

Siendo la península de Corea un lugar donde las diferencias son todavía más evidentes, el proceso migratorio sería algo abrumador. Controlar esto sería un desafío aún mayor que el que supuso en Alemania, ya que aquí también hablamos de gente muriéndose de habre, y no “sólo” de gente viviendo en peores condiciones.

Hay una tercera cuestión que querría plantear, y es el hecho de la función de secta que tiene Corea del Norte como país. Las dos alemanias sabían con bastante certeza cuál era el nivel socioeconómico de sus vecinos. Aunque no pudiesen cambiar su lugar de residencia, sabían qué podían esperarse al otro lado. En el caso de Corea del Norte, la población está prácticamente aislada del exterior. La imagen que tienen de su país es la de paraíso terrenal en donde podrán desarrollarse como personas, creyendo también que en el sur están en peores condiciones e incluso muriéndose de hambre. Una buena forma de controlar a las masas es el privarlas de derechos tan básicos como el derecho a la información o una educación de calidad y que no esté tan influenciada por determinadas ideologías, cosas que se les dan bastante bien a los que dirigen Corea del Norte. Para muestra de esto, no hay más que ver las campañas publicitarias que suele lanzar el régimen comunista. Como ejemplo voy a poner una imagen-parodia de este tipo de campañas:

north korea best korea

¿Cómo cambiar esta visión que tienen los coreanos del norte con respecto al mundo? Pues primero supongo que habría que darles las herramientas necesarias para paliar estos derechos básicos, y luego supongo que tendría que entrar la variable del tiempo. El tiempo cura las heridas, y en este caso yo supongo que será así.

Viendo que tras Kim Jong-il va a entrar a gobernar su hijo Kim Jong-Un, me parece a mi que esto de la reunificación va para largo. Aún así, espero que algún día a la gente de Corea del Norte se le de la posibilidad de elegir, y la oportunidad de abrir los ojos para que puedan decidir sobre su futuro con total libertad, y sin miedo a ser llevados a campos de concentración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *