Skip to main content
miitomo

Por qué he dejado de usar Miitomo

Hacía tiempo que no escribía un artículo que fuese principalmente de opinión y me gustaría escribir uno sobre la que es la primera aplicación para smartphones de Nintendo: Miitomo.

Cuando hace unos meses Nintendo anunció su intención de sacar aplicaciones para smartphones, yo fui uno de los que apoyó esa decisión. Cuando veo las ventas de videojuegos tradicionales en países como Japón, mercado principal para compañías como la que nos ocupa en este artículo, veo una clara tendencia hacia el juego en smartphones. Hay una espiral clara hacia abajo en la venta de consolas tradicionales en muchas regiones del mundo y claro está, menos juegos tradicionales se venden como consecuencia con lo que si Nintendo quería continuar siendo relevante en el mundo de los videojuegos tenía que adentrarse en este nuevo mercado. Este otro mercado no está exento de sus propios problemas, como Satoru Iwata identificó en su día y comentó en su charla de la GDC del 2011:

A few games do become mega-hits, but it’s not easy. With such competition, even being noticed is extremely difficult – huge investments promise nothing. Now, consider this. The corresponding number of games available to download from app sites is in the tens of thousands. Game development is drowning.

Yes, nearly every one of these downloadable games is far less expensive to create than most retail titles, but what revenues do they generate?

The objective of smartphones and social networks, and the reason they were created, are not at all like ours.

These platforms have no motivation to maintain the high value of videogame software – for them, content is something created by someone else. Their goal is just to gather as much software as possible, because quantity is what makes the money flow – the value of videogame software does not matter to them.

Con esa imagen de software de calidad con la que se suele asociar a Nintendo y habiendo tenido un presidente que tenía bastante claro el mercado al que se iban a acabar metiendo, muchos entre los que me incluyo teníamos una idea un poco diferente de lo que Nintendo parece que ha acabado haciendo en el mercado del smartphone. Bajo mi punto de vista Nintendo tiene franquicias que se podrían haber adaptado de una forma impecable al smartphone como Animal Crossing, la cual suele ser muy exitosa de por sí. Juegos como este suelen exigir revisar la partida todos los días y tienen una curva de aprendizaje apta para todos los públicos. Tienen además mucho poder de monetización ya que gran parte de su atractivo se basa en la personalización necesitando para ello conseguir componentes para tu casa, avatar, pueblo…

Viendo algunas capturas de pantalla de Miitomo uno puede pensar que lo que iba a lanzar Nintendo era algo similar a esto, o algo como Tomodachi life, que también tiene una filosofía bastante parecida a Animal Crossing. Pues yo al menos me he acabado encontrando con algo muy diferente y me ha decepcionado.

Lo que creía que iba a ser una herramienta de entretenimiento con tu avatar virtual como eje principal (este avatar en el mundo de Nintendo se llama Mii) ha acabado siendo una aplicación tosca de minería de datos en donde no se cortan lo más mínimo a la hora de bombardearte a preguntas que tienes que contestar. No se trata de una aplicación que mediante el uso o con una serie de algoritmos te acaba creando un perfil o sacando información no, aquí te ponen la pregunta directamente y tú la contestas.

Imagen promocional de Miitomo
Imagen promocional de Miitomo

Los aspectos secundarios de la aplicación no me han causado ningún tipo de motivación. Cambiarle la ropa a tu avatar todos los días para conseguir un puñado de puntos que luego tienen poca utilidad y ya no hay mucho más que hacer. Se supone que esta aplicación también tiene ciertos toques de red social para dar un poco más de aliciente pero como casi todo lo de Nintendo, el proceso para agregar a otras personas es muy laberíntico porque esta compañía sigue teniendo ese miedo a que los niños hagan lo que no deben. Que esto está bien para una videoconsola dirigida al público infantil y aún así esos aparatos tienen control parental para ello, pero es que en este caso hablamos de un smartphone. No suele haber niños de 5 años propietarios de un smartphone como puede pasar con una videoconsola y además el smartphone es una herramienta más unipersonal. Ese proceso para agregar gente en la aplicación podría haber sido bastante más sencillo.

Los temas un poco más técnicos de la aplicación tampoco me han gustado. Yo fui uno de los afectados por el bloqueo al root en los teléfonos android que tenía esta aplicación. Que se usen estos bloqueos en android a mi me dan estos mensajes: Que la aplicación maneja en el cliente asuntos de compras que deberían estar en el lado del servidor y les da miedo que se modifiquen cosas que no se deberían poder modificar en una app bien hecha, o que no se acaba de entender del todo el funcionamiento de android. Pero bueno, xposed + rootcloak más tarde, Miitomo ya funcionaba en mi teléfono con root. La aplicación está llena de tiempos de carga absolutamente para todo, cosa que me llama la atención porque con esto entorpeces el principal objetivo de Miitomo, la minería de datos. Si para contestar 5 preguntas tienes que aguantar 10 tiempos de carga más la propia carga de la aplicación, que también es larga, es que algo falla. Como la aplicación es en el fondo un videojuego, ocupa varios cientos de megabytes y es un agujero de batería. El aviso del consumo de batería te lo dice hasta la aplicación. No entiendo cómo no se han cortado un poco en esto que hasta te tienen que avisar de ello. Sé que hay una opción dentro de la app de ahorro de batería, pero al menos en mi caso no hacía nada.

Y al final, puedo entender que compañías como Google hagan minería de datos de sus usuarios porque al menos a cambio te dan servicios gratis. En este caso no me apetece aguantar un agujero de batería que ocupa cientos de megas, que se tarda minutos en hacer la cosa más básica por los tiempos de carga y que no te da a cambio recompensas interesantes que compensen el esfuerzo por hacer todo eso. Me pregunto cómo habría sido de popular una aplicación como esta si no hubiese sido por el efecto “primera app de Nintendo” por la que la hemos instalado muchos. Al menos espero que Miitomo le haya servido a Nintendo para sacar conclusiones de cara a sus próximas aplicaciones para smartphones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.